Aprobado el nuevo sistema de cotización por ingresos reales para los autónomos; más flexible, más equitativo y con mayor protección.

La reforma establece para los próximos tres años un sistema de tramos que determina las bases de cotización y las cuotas en función de los rendimientos netos del autónomo, como transición al modelo definitivo de rendimientos por ingresos reales que se producirá como muy tarde en nueve años. El despliegue del nuevo sistema será gradual y revisable cada tres años.

Este acuerdo (Consejo de ministros 26 de julio), cumple con las premisas por las cuales se impulsó tras ser debatido y aprobado en la Comisión de los Pactos de Toledo; en primer lugar, ayuda al mantenimiento del sistema de seguridad social; en segundo lugar, se transforma en un sistema más justo y solidario, y en tercer lugar beneficia al mayor número de autónomos y autónomas, en Madrid concretamente, de los 430.000 autónomos de alta en ele RETA, 274.000 autónomos podrían ver sus cuotas disminuidas a partir del 2023, y a otros casi 30.000 no les afectaría por encontrarse en los tramos medios.

El acuerdo contempla cómo se define el concepto de rendimientos netos, fundamental para la puesta en marcha del nuevo sistema. Así, los rendimientos netos se calcularán deduciendo de los ingresos todos los gastos producidos en ejercicio de la actividad y necesarios para la obtención de ingresos. Sobre esa cantidad, se aplica adicionalmente una deducción por gastos genéricos del 7% (3% para los autónomos societarios)». El resultado serán los rendimientos netos y sobre ellos se aplicará la cuota correspondiente.

Solventado el concepto de rendimientos netos, se implanta un nuevo modelo de tramos bajo estos principios: cuotas notablemente reducidas para aquellos con rendimientos netos por debajo del SMI y cuotas similares o incluso menores que las actuales con rendimientos netos entre el SMI y 1.700 euros.

No obstante, este acuerdo solo regula las bases mínimas en cada tramo, sin perjuicio de que se pueda cotizar por bases superiores a las que por tramo le corresponden al autónomo.

Para los autónomos mayores de 47 años, el nuevo régimen trae una novedad beneficiosa, ya que, aunque no permite un “destope” de base máxima de cotización propiamente dicho, sí elimina la actual prohibición de poder aumentar su base por encima de un límite una vez cumplidos los 47 años. Según confirman fuentes del Ministerio de Seguridad Social, a partir del 1 de enero de 2023, desaparece esta limitación, de forma que todos los autónomos, y especialmente los de mayor edad, según se aproximen al momento de la jubilación, podrán, si quieren y pueden, cotizar por la base máxima del tramo correspondiente a sus rendimientos netos.

¿Hola, en qué te puedo ayudar?
Ir al contenido